MARGARITA, ¿ESTÁ LINDA LA MAR?



Ligia Minaya
Denver, Colorado

¿Y el viento tiene esencia sutil de azahar? Margarita, te voy a contar un cuento. Este era un rey que tenía un palacio de diamantes, una tienda hecha del día y un rebaño de elefantes… y una linda princesita, tan bonita Margarita, tan bonita como tú. Pero este es un cuento, sólo un cuento, porque la vida, en especial la política, es una pesadilla. Ni está linda la mar, ni el viento tiene esencia de azahar, y aunque tengas un "rey" y seas una linda mujer, porque el rebaño de elefantes corre como si estuviera dentro de una cristalería. Piénsalo bien. No te dejes utilizar. Tienes condiciones, pero eso, en política no basta, por lo menos en nuestro país. Por el solo hecho de ser mujer hay que demostrar más fuerza, más capacidad, más condiciones ante una partida de mediocres que ponen zancadillas. Porque para una mujer, el esfuerzo es doble, o triple, o cuádruple, y no porque no se tengan cualidades, es que se agarrarán hasta de un clavo ardiendo para hacer más pesado el camino.

La Primera, primero. Es la consigna. Pero eso no basta. Hay muchos esperando llegar. Al frente saldrán buitres, monos, halcones, tiburones, y muchos más, disfrazados de ángeles. Cuenta el poeta que una tarde la princesa vio una estrella aparecer, la princesa era traviesa y la quiso ir a coger, y se fue la princesita por el cielo y por el mar a buscar la blanca estrella en la azul inmensidad. Ya ves el trabajo que da conseguir una estrella. Y dicen que para subir al cielo se necesita una escalera grande y otra chiquita. No niego que las tengas, pero hay muchos mirando desde abajo, moviendo las escaleras, y si caes, la caída puede ser mortal y dejarte sin condiciones para el resto de la vida. Esto no quiere decir que no lo intentes. No. Es que no es tan fácil como lo pintan los aduladores. Los cantos de sirena ensordecen. Que por ser La Primera, aunque El Rey te apoye, no es tan linda la mar y el viento puede ser, en este momento, de huracán. Pero bueno, si así lo quieres, pa' lante.

Lo importante es ser tú misma, sin dejarte manipular. Porque alguien me dijo, en mi último viaje a Santo Domingo, que El Rey, perdón El Presidente, que parece no se puede reelegir, necesita de alguien que le atienda la casa, los elefantes y todo lo demás, y para eso buscaba a una persona de su entorno, a una que pueda manejar, o a alguien que no lo haga bien para que en esas circunstancias pueda ser aclamado de nuevo. Y así, para ti Margarita, ni estará linda la mar, ni el viento tendrá esencia sutil de azahar. Si ha de ser, que sea como Dios manda, por tus propias fuerzas, por tus valores. Subir a la azul inmensidad y bajar con una estrella, no es fácil, y tú lo sabes. Ahora bien, el que no se arriesga, ni pierde, ni gana.

Si ha de ser como dicen, que Primero, La Primera, te deseo lo mejor. Una mujer lo tiene todo, siempre que no se deje llevar por los lambones y actúe con valentía y la fuerza. Adelante. ¿Será posible lograrlo? Ojalá. Y entonces tendremos La Primera de la Primera.
Los cantos de sirena ensordecen. Que por ser La Primera, aunque El Rey te apoye, no es tan linda la mar y el viento puede ser, en este momento, de huracán.

Diario Libre Digital. Saudades. Sábado 3 de julio 2010.