Buenoso y malos


En el gobierno corresista no existen medias tintas,
el bueno, es aquel que calla, que acepta cabizbajo los tentáculos del poder
y a quien se le puede considerar un "compañerito" de la revolución.
Por el contrario , el malo,
es aquel personaje que ejerce su derecho a protestar,
pensar,
reflexionar
y disentir,
pero que a costa de sus atrevimientos
será llamado "terrorista"