El perdón de Sama...a...an

Luis Chauvin
EL RASTRO PERDIDO
viernes 11/06/2010
El ‘maistro’ Rafa, en una de sus clases magistrales sobre la importancia de la intolerancia y la confrontación, que dicta todos los sábados, ordenó al Camilo que enjuicie al Emilio por haberlo tratado de matón, así de paso se vengaba del periodista por todas las ‘injurias’ que le había mandado, especialmente en el tete a tete, en Carondelet, cuando Palacio fue botado de Palacio.
Por circunstancias del destino el Magister reculó y ordenó al Samán que perdonara al Emilio. Esto causó rasquiña en el palestino decidido a enviar a la mazmorra al injuriante, y produjo molestias en el gran diario que debe soportar nuevamente al Emilio.
El quid del meollo está en la venida de la Sra. Klinton. Su Majestad quería dar la imagen impoluta del país, libre de persecución y acoso a periodistas, y que la prensa respalde su discurso de seminarista pudoroso, cuando se declare mejor amigo de EE.UU. Por otro lado quería ambiente favorable para enfrentar el culebrón de la Sister Elsie; la cuarta primera piedra de la Coca; los ex abruptos del Quinto Patiño en la reunión de la OEA; el crecimiento voraz de la delincuencia, cuya esencia está en la intolerancia, y el fracaso del plan Corruptus interruptus.
Dicen que el discurso del Rafa causó ‘hillarydad’ en la Hillary pues ella conoce perfectamente el corazoncito chavista antiimperio que tiene Su Majestad, rey de Zumbahua y sus alrededores, pero haciéndose de la vista gorda, le prometió comprar más bananos que la Alba y el Irán juntos.