CONSULTORIO DE FAMILIA



SORAYA LARA DE MÁRMOL, M. A.

Pregunta del lector: La pedofilia, como la clasifica el DSM IV-R, es una parafilia y como lo estipula la ley es un delito castigado hasta con 10 años de reclusión. Me preocupa el hecho de que se "normalice" una conducta (al menos en los ojos de muchas personas), por el hecho de que sea generalizada. Según los criterios diagnósticos esta conducta provoca un malestar clínicamente significativo o un deterioro social, laboral o de otras áreas de la actividad de individual. ¿Qué usted opina?

Respuesta de la terapeuta: La pedofilia consiste en la excitación o placer sexual que se obtiene, principalmente, mediante las actividades o fantasías sexuales con niños.

Su preocupación es válida respecto a que pueda existir una tendencia a la normalización de tal conducta sexual, ya que la pedofilia es un rasgo multifactorial de la personalidad de quien la padece. Esta se compone de rasgos mentales, institucionales, educación sexual, violencia, control de pulsiones.

Autores hablan de dos tipos de pedofilia, una primaria, arraigada en el individuo, y otra secundaria, que podría aparecer por factores circunstanciales.

Cada caso particular ha de ser observado desde la dimensión psicológica de la persona, las circunstancias sociales y familiares que influyeron en esta conducta sexual.

Al tratarse de una relación de una persona mayor, por lo menos, cinco años mayor que la víctima, la experiencia suele ser traumática. Mientras más pequeño es el menor, las pericias del adulto pueden ser más perversas.

¿Usted se imagina un pene erecto en la boca de un niño o en un pequeño ano? Los niños, por sus etapas evolutivas, no están preparados para este tipo de práctica.

La ley sanciona a los pedófilos por el abuso y violación sexual. Se trata de un delito.

Sin duda alguna, lector, que hay movimientos a favor de esta práctica. Supongo que aparece una fuerza social, aunque minoritaria, que reclama ese derecho a disfrutar la práctica sexual con menores y a justificar que los niños puedan elegir disfrutar de la sexualidad con un adulto. Podría ser aceptada.

Unos congresistas dominicanos propusieron que si un hombre violaba a una menor y este se casaba con ella dejaría de ser delito, no sería un abuso.

Le comento esto para que observe con detenimiento cómo una práctica se puede normalizar legalmente. Entonces, los que piensen diferente estarían contra la ley. Error.

Hoy Digital. 3 mayo 2010.