Las Flores comestibles de mi niñez.

No sé como se llama este árbol, ni como se llaman sus flores, lo que si sé desde pequeño, es que le llamábamos Pani Paniso, lo recuerdo muy bien, ya que esas flores eran como un festín para nosotros. Aún hoy en día cada vez que veo las flores, me paro, agarro un buen puñado y me las como, no me puedo resistir.