El que administra... se suministra



Nestor Uribe Matos

Hoy ésta frase o sentencia pertenece al léxico o idioma común que hablamos los sancristoberos y una gran parte de los que la usan obligatoriamente recuerdan a mi padre, Adriano Uribe Silva (Nano). Así, frecuentemente expresan: ‘’…. como decía Nano Uribe: el que administra, se suministra”.

Esta ¨máxima¨ la escuche de él en innumeras ocasiones y también por boca del diputado Francisco Leonidas Peguero Hernández, amigo sincero y leal de mi familia y ¨alter ego¨ de mi padre en asuntos de política regional. Cuando esto escribo, vienen a mi mente varios amigos que siempre le buscaron en San Cristóbal para escuchar sus opiniones y consejos en forma grácil y socarrona, en lo atinente a la vida social y política de nuestra ciudad. Entre otros, Tomás Espinal Rivera, Ramón Gallardo Ledesma, Guillermo Hasbún Espinal, Héctor Arias Uribe, Ramón Otilio Rivera, Rafael Puello Pérez, Federico Lebrón Montás, Adán Martínez Sánchez, Alberto Despradel Cabral, Papi Valdez Puello, Isidro Enrique Ascencio (Cocó), Frank Díaz Peralta y Fernando Morbán (Guiguí). Estas personas siempre permanecían atentas y vigilantes, para cuando él apareciera por el local del Partido Reformista o el parque Central de la población, acercársele y lanzarle alguna pregunta maliciosa, con cola, que era respondida por él concitando muestra de júbilo e hilaridad, que de inmediato se propalaba por toda la comunidad.
Otras personas, nativas de diferentes poblaciones del país, entre ellas Juan Rafael Peralta Pérez, Atilio Guzmán Fernández, Noé Sterling Vásquez, Juan Esteban Olivero Feliz, Paris Goico, Florentino Carvajal Suero y Leonardo Matos Berrido, también disfrutaban de sus salidas o análisis jocosos, que no por ello dejaban de ser atinados y concienzudos.

En una de las tantas inauguraciones de obras públicas encabezadas por el Presidente Balaguer, alguien, irónicamente, preguntó a mi padre su parecer con respecto a lo difundido por muchas personas referente a que el generalísimo Trujillo desvió mucho dinero del Estado para su uso personal. Mi padre le contestó: ¨en principio, nadie roba donde nada hay. Nadie roba en un desierto donde solo hay arena, polvo, piedras y mucho sol. En estas condiciones Trujillo encontró a nuestro país en el 1930. Todo lo que se ve de valor aquí lo construyó él. Creó para beneficio de todos la administración pública, los ingenios azucareros, la guardia y la policía, las escuelas, empresas estatales, la electricidad y la telefonía, carreteras y hospitales, etc.…… Como dijo Perón, en sus memorias: encontró su país con un presupuesto de 10 millones de dólares y lo llevó a 250 millones de dólares: Pagó la deuda externa e hizo que se marchasen los americanos, que tenían las aduanas”.

Mi padre, prosiguió diciendo: ¨El Jefe sí se enriqueció con los dineros del Estado, pero el dinero para él era un simple artículo e instrumento de su política y para mantener el poder. Nunca tuvo dinero depositado en el extranjero, como han hecho todos los que han gobernado en cualquier lugar”. El Presidente Balaguer, que se encontraba cerca y sin proponérselo escuchó parte de la disertación, le dice: ¨ Uribe, ¿qué dices tú?”

“Presidente, con mucho respeto. Yo digo que al Jefe nadie puede enrostrarle que hizo lo malo con los dineros del pueblo porque nadie roba lo que ha hecho. El administró y se suministró. Y eso lo hacen todos, Excelencia”.

“Uribe, no todos, yo he administrado y no me he suministrado”.

Bueno, Presidente, no todos. Uno siempre habla de la generalidad. Usted, Presidente, es la excepción a la regla”.

¨ ¿Y que más Uribe?¨

“Presidente, por favor, mírelo de estas dos maneras: una es. que no es verdad que si usted me pone a administrarle una granja de pollos o una industria de embutidos mi familia va a comprar estos en un colmado o supermercado teniéndolos yo a mano. Y la otra es que, nombre usted a una persona de cualquier barriada humilde en una posición donde administre recursos económicos y vaya usted a ver si en tres meses todavía vive donde vivía, sin hacer lo mal hecho”.
“¡Que ocurrente es usted, Uribe!.”

“No es eso Excelencia. Es así,… el que administra se suministra.” Ya finalizado el acto de inauguración y retornando en automóvil a nuestra ciudad, viéndole muy pensativo, le pregunto. “papá, ¿qué me dices ahora de las palabras de Balaguer?”.

“Balaguer es un hombre austero y muy limitado en sus gastos personales, pero yo veo difícil, muy difícil, que pueda vivir con 3 mil pesos que tiene de sueldo mensual, en una casa donde diariamente se cocina para 50 personas”. Le contesté: “papá, pero los productores agropecuarios y comerciantes amigos suyos le abastecen su casa”.

“Precisamente. Ahí está el detalle. Le suministran, como digo, le llevan porque es Presidente o para serlo nuevamente. Si no lo fuera o no tuviera esperanza de serlo, ¡ni pa´ahí voy a mirar!”.

Pena que mi padre no pudo vivir lo suficiente para ver en el día de hoy la confirmación de su sentencia, que ahora se nos muestra sin sonrojo y extendida proliferación.

Amigo lector, a este listado de “suministros” que tienen hoy los que “administran” (secretarios y subsecretarios de Estado, administradores generales, embajadores, directores, Asesores, Encargados, miembros de consejos de administración, legisladores, síndicos, regidores, etc., tanto en la administración pública como la empresa privada, añada usted las que yo haya olvidado. Gracias.

Suministros del que hoy administra: sueldo millonario, compensación, sobre sueldo, doble sueldo navideño, bonificación aún haya pérdidas, viáticos, horas extras, dieta en dólares si tiene que viajar al extranjero, asiendo de primera clase en avión, pago alojamiento en hotel de varias estrellas, flotilla de vehículos modernos para sí y su familia, altos oficiales militares como chóferes y guardaespaldas, gasolina, tarjetas de pase gratis en los peajes, tarjetas de créditos en pesos y dólares de varios bancos, seguro médico local y extranjero, nominillas, barrilitos, exoneraciones, pensión privilegiada extensiva al cónyuge, prestamos privilegiados a sus empresas particulares, vacaciones pagas por adelantado, uso sala embajadores en aeropuertos, matriculas en clubes exclusivos, flotas de celulares, pago en restaurantes, remodelación y amueblado periódico de sus oficinas, organizaciones no gubernamentales (Ongs) y fundaciones.

El autor es ingeniero civil, hijo de Adriano Uribe Silva.

Al Momento.net.Opinión. 11 marzo 2010.