Plagas: El pulgón.

Los afídidos o áfidos (Aphididae)
Constituyen una familia de insectos hemípteros encuadrada en el suborden Sternorrhyncha. Pequeños y de morfología poco variada, son universalmente conocidos como pulgones, pero no guardan ninguna relación con las pulgas, ni por parentesco ni por modo de vida, porque a diferencia de aquéllas, los pulgones son parásitos de plantas angiospermas.

Son pequeños (no más de pocos milímetros), de colores variados, sobre todo verdes, amarillos o negros, a veces con manchas o motas, más a menudo lisos. El cuerpo es ovoidal, sin distinción patente de sus tres regiones (cabeza, tórax y abdomen). Pueden ser, dentro de una misma especie, ápteros (sin alas) o alados. En este caso tienen dos pares de alas membranosas, relativamente pequeñas, siempre mucho más grandes las anteriores, transparentes, dotadas de un borde de ataque engrosado y generalmente marcado por un estigma o mancha, que colocan en posturas diversas, a menudo erectas, durante el reposo.

Efecto negativo sobre la planta

Los áfidos o pulgones siempre ocasionan daño a la planta en la que hospedan. Estos daños pueden ser directos, cuando se alimenta sobre el folema de la planta, ya que alteran las hormonas de crecimiento originando el debilitamiento de la planta. Cuando el ataque es fuerte, la planta puede llegar a morir.

Por su parte, se denominan daños indirectos a aquellos que se derivan de la alimentación, como la reducción de la fotosíntesis, debido al exceso de melaza que expulsa el pulgón, la transmisión de sustancias tóxicas e, incluso, de virus fitopatógenos.

Para las plagas de tus plantas de hogar hay muchos remedios caseros específicos tanto o más eficaces que los insecticidas químicos. Recurre a la sabiduría
popular: hay remedios más amigables para el medio ambiente y tu salud que los productos sintéticos.

La Mariquita y sus larvas.

Son colaboradores que se deben proteger, evitando su destruccion mediante tratamientos con productos de amplio espectro. Un dato: las mariquitas en estado de larva comen durante 20 dias entre 350 y 400 pulgones.


Trampas Cromáticas:

Las trampas cromátias consisten en láminas o rollos de plástico o papel amarillo. Las láminas van cubiertas de un adhesivo en el que se quedan pegados los insectos.
Se emplea para la detección de plagas en los cultivos y para capturas masivas. La trampa de color amarillo para la Mosca blanca y los Pulgones. Se puede utilizar sólamente como trampa de atracción cromática, o con cebo de feromona, que unido a la atracción por el color, aumenta la eficacia de las capturas.

Es una trampa especialmente interesante para aquellas plagas de las que por el momento no disponemos de feromona, pero se sienten especialmente atraídas por la señal cromática de la trampa; siendo ésta en ocasiones el único medio satisfactorio para poder hacer el seguimiento de la plaga.
De forma general, las trampas cromáticas amarillas se colocan con una densidad de 2 2 a 4 trampas por cada 1.000 m (en el caso de detección), y de 1 trampa por cada superficie 2 de 5 a 25 m (en el caso de control de plagas).

Agua Jabonosa.

Pulverizar las plantas con agua jabonosa, utilizando jabón “lagarto” rallado, también es muy eficaz contra el pulgón.

Ortigas.

Otro remedio consiste en una infusion a base de ortigas. Pon en un cubo 500 gramos de ortigas frescas y 5 litros de agua; cubre el recipiente con un plastico o una tabla que ajuste bien y remueve a menudo. Cuando la mezcla este descompuesta, cuelala en un cubo. Dejala reposar entre 12-24 horas y rocia sobre los insectos.