209 Gwenhyfar


Autor*Miguel Ángel Muñoz
Gwenhyfar al fin te encuentro,
la de la piel blanca y suave,
Ginebra mía,
blanca espuma del mar,
como las tardes de enero,
abres los ojos, la noche al día,
matan tus pestañas, asesinan,
muerden mis recuerdos,
germinan las semillas,
conocer y amarte
esa es mi dicha.

Gwenhyfar arroyo mío,
con la sonrisa en cascada
salta, ¡salta clara!,
campanea entre tus dientes,
y por tu boca en recodo,
de tu mirada agrietada
viviré sin pedir nada,
para amar y conocerte,
es mi esperanza.

Gwenhyfar buscas el mar,
Y en tu camino arrasabas,
pues tu mano todo abre,
corazones sin entrada,
que mecen el prado y el monte,
que parpadean y rompen,
las rosas de las cañadas,
Gwenhyfar tu que soñabas,
Aquí estoy si me esperabas.