110 La Soledad es una Estalactita


Autor*Pedro Verges (1945)
La soledad es una estalactita.
La forman fijas adiciones diarias.
Como un reloj de arena bajo el agua
descansa su estatura de muchacha.
Es una danzarina de colores.
Es una gran nostálgica que aguarda.
Vibra sobre el sonoro césped verde.
Arranca secas y crujientes ramas.
Estrictamente hablando, la deseo.
Amo su recta, vertical mirada,
su intromisión total en mis papeles,
su terca inclinación a la nostalgia.
Ella me corresponde con un juego
de naipes solitarios o barajas.
Si la seduzco baja y busca raros
caracoles y me los regala.
Yo la conozco bien o me la invento.
Ella se marcha, pero no se marcha.
Vive junto a las cosas y me espera.
Ojalá nunca me esperara.